EL AJEDREZ COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA

El juego de ajedrez denota características  lúdicas e intelectuales, las cuales favorecen los procesos de desarrollo cognoscitivo, socialización, psicomotriz y sensorial.

El ajedrez permite a los niños y jóvenes desarrollar su inteligencia,  lógica asociativa y la autoconfianza, mejorando la concentración y el compromiso. Instituciones educativas reconocen cada vez más  a  este “Deporte –ciencia”  como un valioso aliado, su práctica  ha permitido estimular el aprendizaje orientado a la resolución de problemas o situaciones y generando que el educando analice, evalúe y proponga alternativas de solución a problemas de la vida diaria

Expertos afirman que: “El ajedrez no solo es una ayuda en matemáticas sino en todas las áreas que tienen que ver con el pensamiento lógico y el abstracto, y en asignaturas como lenguaje”.

La ajedrecista Adriana Salazar es una gran conocedora de estos beneficios. En 1983 diseñó una propuesta curricular dedicada a la enseñanza de este deporte en el contexto escolar. Su modelo está implantado hoy en 35 instituciones escolares (privados y públicos) y en otros 30 de España. “Los resultados demuestran que los niños que practican el ajedrez incrementan sus periodos de atención, aumentan sus habilidades de cálculo, visualización, solución de problemas y toma de decisiones”, explica Salazar.

El ajedrez –según la experta– también mejora la autoestima, pues logra en los estudiantes una mayor conciencia de sus capacidades, promueve el respeto por las ideas de los demás, la paciencia y la tolerancia.

“El ajedrez puede ser una herramienta útil para fomentar la convivencia, puesto que esta disciplina enseña al jugador que aunque no se puede controlar al otro, se deben respetar sus decisiones”, explica al respecto Luis Ramón Pérez, presidente de la Federación Colombiana de Ajedrez.

Yasser Seirawan Uno de los principales maestros de Estados Unidos GM Yasser Seirawan, cree que el ajedrez enseña a los niños 5 ámbitos, lectura, escritura, aritmética, responsabilidad y respeto

Cuanto antes un niño comienza a aprender y jugar al ajedrez, mayor será la probabilidad de que él / ella obtengan buenas calificaciones en las áreas mencionadas.

Veamos la incidencia del ajedrez en diferentes áreas de aprendizaje:

Ajedrez y Matemáticas:

Cada pieza en un tablero de ajedrez tiene un valor. Algunas piezas tienen más valor que otras. Si permites que tu rival capture las piezas más fuertes, mientras que proteges las de menor valor, te puede costar el juego.

El ajedrez ayuda a los niños a calcularlo mentalmente.

Ajedrez y la escritura:

Las reglas del ajedrez mandatan que los jugadores tienen que llevar un registro del juego.

Esto anima a los niños a escribir.

Ajedrez y lectura:

El ajedrez anima a los niños a leer, porque para perfeccionar su juego, tienen que estudiar libros de ajedrez con el fin de aprender las reglas y estrategias.

Ajedrez y el respeto:

En el ajedrez, hay que respetar a uno mismo y a tu oponente. Cada juego comienza y termina con un apretón de manos.

El ajedrez es juego de reyes y no hay lugar para el engaño o frustración cuando se pierde.

Ajedrez y responsabilidad:

El jugador lleva su ejército de piezas de ajedrez a su despliegue y lo desarrolla lo mejor posible. Aunado a lo anterior, la práctica de ajedrez ayuda a forjar la personalidad ya que el niño o el joven tienen que tomar decisiones.

  • Si permite que sus piezas sean capturadas, puede perder el juego.

 

Esto enseña a los niños a ser muy responsables a la hora de tomar decisiones.

Este hábito se mantiene con ellos durante toda su vida y les ayuda a tomar decisiones responsables en todo lo que hacen

Cuando los niños aprenden a jugar al ajedrez, ellos comenzarán a desarrollar las habilidades matemáticas como álgebra y geometría, el pensamiento crítico, pensamiento lógico, la toma de decisiones y resolución de problemas.

Estas habilidades les permiten moverse a través de la vida preparándolos para lidiar con lo inesperado y tomar el control en todas las situaciones y tomar decisiones inteligentes. Dr. Peter Daubergne de la Universidad de Sydney en Australia llevó a cabo un estudio sobre los niños que juegan al ajedrez. Llegó a la conclusión de que estos niños habían subido sus coeficientes intelectuales significativamente en las siguientes áreas.

Los niños aprendieron a tomar decisiones muy difíciles sin la ayuda de un adulto.

Sus habilidades en pensamiento creativo, crítico y original se perfeccionaron finamente. Lectura, lenguaje, matemáticas y de la memoria se han mejorado en gran medida. Se han reforzado sustancialmente las habilidades para resolver problemas.

Ellos fueron capaces de tomar decisiones precisas y rápidas bajo presión de tiempo, que les ayudó a mejorar sus marcas en exámenes.

Ellos aprendieron la importancia de una planificación flexible y que las decisiones una vez que se hicieron tienen consecuencias a tener en cuenta.

Ajedrez desafió a los niños superdotados y ayudó a los de bajo rendimiento a aprender a estudiar y tratar de poner su mejor esfuerzo. Ajedrez ayuda a los niños de todos los estratos sociales y económicos.

En conclusión podemos afirmar que el ajedrez apela a la naturaleza competitiva de los niños, el que lo practica, ama el juego profundamente y una vez que aprende a tomar decisiones lógicas, decisiones difíciles y planificar estrategias complejas, las lecciones se quedaran con él para toda la vida.

El colegio Mixto Belén es referente importante del ajedrez a nivel escolar.