RAZONES POR LAS CUALES LOS NIÑOS Y JOVENES DEBERIAN ESTUDIAR MUSICA

El Instituto Tecnológico de Estudios superiores de Monterrey, México, realizó un estudio de las características de los ex alumnos que más éxito habían logrado en su vida profesional y descubrió que estos eran personas que habían participado a lo largo de su vida escolar, en actividades extra curriculares como sociedades de alumnos, grupos deportivos, teatro o musicales.

Todo parece indicar que es idónea la incorporación de los estudiantes en actividades que compaginen los estudios o actividades ordinarias con los contenidos complementarios, específicamente hablamos de conocimientos musicales.

Aunado a lo anterior, justo es reconocer la importancia de las habilidades musicales, las cuales han sido incorporadas por el psicólogo e investigador Howard Gardner en su teoría de las múltiples inteligencias, la cual valora ocho áreas diferentes en el aprendizaje escolar, siendo el área musical una de las más importantes.

Las ventajas de emprender un estudio musical son variadas, sobre saliendo las siguientes:

1. Desarrollo de la psicomotricidad:

Para tocar un instrumento lo primero es conseguir que suene ya sea soplando, frotando un arco, pulsando una tecla o rasgando una cuerda. Una vez conseguido esto, el siguiente paso es dar “forma” al sonido y tocar notas concretas accionando los mecanismos necesarios. Todo ello mientras se lee la partitura. Un ejercicio de psicomotricidad de lo más completo.

2. Competencia en idioma

Esa partitura de la que acabamos de hablar contiene instrucciones precisas sobre el ritmo, la altura, la duración, la velocidad, el carácter y la técnica precisa para tocar las notas; expresadas solamente con líneas, puntos, y algún que otro símbolo. Es como aprender a leer otro alfabeto, de la misma manera que si aprendemos ruso, griego o mandarín. Pero vamos más allá: la música tiene frases, sintagmas (semifrases) y palabras (motivos) que dan sentido al discurso musical, un auténtico sistema sintáctico que da coherencia a la música. Mientras aprenden música mejorarán su aprendizaje en conceptos propios de las lenguas y las competencias necesarias para aprehenderlas.

3. Pensamiento lógico

Especialmente en los primeros cursos en los que se asimilan e interiorizan los conceptos básicos de la música-, las matemáticas y la lógica son fundamentales para comprender e interpretar el ritmo. Por eso, estudiar música desarrolla el razonamiento lógico-matemático y estructura los mapas mentales

4. Pensamiento Múltiple

Además de la psicomotricidad que mencionábamos para tocar el instrumento, hay que tener en cuenta que las notas deben sonar con la duración, afinación, intensidad, ritmo e intención que se nos pide en la partitura. O que nos pide el director. O nuestro compañero de atril. O todos a la vez.

5. Sensibilidad Artística

Por encima de cualquier requerimiento técnico la música es un arte. Siendo así, tocar un instrumento desarrolla la creatividad a través de la experimentación, canaliza la exteriorización de los sentimientos y fomenta el desarrollo del criterio artístico

6. Empatía y habilidades sociales

Además de escucharse a sí mismo, para poder tocar en grupo es imprescindible escuchar a los demás, por lo que se desarrolla la empatía. Si el grupo es grande, como una banda o una orquesta, también se desarrollan las habilidades sociales necesarias para relacionarse con los demás miembros.

7. Educación en valores

Tocar con solvencia un instrumento no es fácil ni rápido. Requiere trabajo constante, esfuerzo y perseverancia; unos valores que la inmediatez de nuestro acelerado mundo parecen haber olvidado. Al mismo tiempo, tocando en público deberán superar sus miedos

8. Autoestima

Los pequeños avances que día a día experimentará serán una fuente de satisfacción que gratificará todo el esfuerzo invertido. A medio plazo el control sobre el instrumento será mayor, con lo que también crecerá la motivación y el perfeccionismo; al cabo de los años podrá mirar atrás y ver que ha merecido la pena y todo ha sido posible gracias a sí mismo.

En el contexto nacional el Currículo Nacional Base (C.N.B) contempla de manera clara la integración dentro del área de expresión artística, la sub área de formación musical, para que orienten su brújula del aprendizaje hacia  el arte musical, en la búsqueda del desarrollo humano eficaz y feliz.